San Diego California

julio 30, 2010

San Diego es lindo realmente aunque a mi parecer el clima es frío como la chingada.

Algunos barrios son muy agradables, como little Italy. Los hoteles caros como todo lo gringo. (sucks). Supuestamente me dijeron que mucha gente hablaba en spanish, no fucking way, nadie me hablo en español y la ciudad es como de otro mundo (primer mundo). Yo no veo como es que esto fue parte de México hace mucho tiempo, no tiene madres!. Me pregunto donde se ve la gente que habla español.

Old Town es la zona con los monumentos históricos más antiguos de San Diego,  ¿alguna vez has estado en un México Fancy? I think this is the place. Todas las chingaderas que puedes comprar son las mismas que encuentras en cualquier tienda de artesanías de México lindo y querido, solo que en dolarucos.  Yeah, it looks like México.

Coronado Island con sus hermosas flores, casas y jardines, todo muy agradable a la vista. La mejor panorámica de San Diego? por supuesto desde Coronado Island (awesome sigthseeing by crossing over the bridge)

Balbola park parece muy divertido, todo un complejo de edificios barrocos que son museos. En México obviamente sería churches. El zoo cuesta algo así como ¿¿40 dolares,  seaworld 60, un tour en el bus turístico casi 40 usd, todo plus taxes?? fucking expensive!

La zona memorial de la segunda guerra mundial con portaviones  y submarinos de aquella época, quien dice que los gringos son  belicosos?.

Algunas de las vistas del skyline desde un pier, muy bonito. Otra vista espectacular es acercarse desde la freeway y pasar por un lado del cluster de edificos rumbo a México. Nunca lo olvidare.

Y unas fotos nocturnas de la city. La iluminación de algunos edificios es maravillosa. Por cierto, no pude encontrar la estatua de Benito Juárez (quizás debí buscar en internet su ubicación).

San Diego es una ciudad muy agradable, el metro es muy cómodo y bonito, la ciudad fantástica. Definitivamente valió la pena conocerla. La vida nocturna de los bares del downtown atrae muchas chicas con coquetos y pequeños vestidos y uno que otro borracho escandaloso. Mis fotos? fantásticas.


Mis frases favoritas del ´Diablo Guardían´

julio 29, 2010

Algunas de las frases que más me gustan del libro Diablo Guardían de Xavier Velasco y que aplico en mi vida diaría. Este libro es una guía de vida, a mi se me metió en la cabeza que tuve que ir  a conocer New York y las Vegas. Toda una lección de como se debe vivir!.

  • Las mujeres que duermen con cerdos poco a poco se van haciendo cerdas.
  • Mi mamá dice que no les heredé nada, yo digo que nomás puros defectos.
  • Eso de `no debería estarte diciendo´ lo dicen solamente los pendejos.
  • Ser puta es como bailar: cuaestión de agarrar el ritmo.
  • Y ya ves que las putas idioteces son más guapas y más interesantes que las chingadas sensateces.
  • El dinero solo abandona a los jodidos.
  • La miseria es la mierda de la desgracia.
  • Ser pobre es un horror que le pasa a cualquiera, pero de plano vivir como pobre es cosa de jodidos.
  • Siempre Sears, nunca Saks. Qué le vamos a hacer, Woolworth no cabe en Tiffany.
  • Si las pendejas volaran, no veríamos la luz del día.
  • Concubina: qué asco de palabra. Puta es mucho más práctica y se oye menos fea
  • no necesito enemigos, para eso me tengo a mí.
  • Una cosa es comerme la mierda que me dan, pensaba, y otra rogarles que me sirvan el segundo plato.
  • Enero es un lunes largo.
  • Nadie vive tan cerca del ridículo como la clase media.
  • Nadie les había dicho lo tramposa que es la lana: te descuidas tantito y dejas de ser su dueño para volverte su administrador.
  • You dont look very mexican, y tú le puedas contestar que tu papá es alemán y tu mamá española. Si, cómo no, babosa, de Naucalpariburgo y Sevillatlán.
  • un par de jalones que me volvieron ciudadana de Las Vegas. Nunca había visto la coca, pero apenas la probé sentí como si fuéramos amigos de toda la vida.
  • Antes cobro diez mil pesos por ahogarme entre la mierda que recibir cincuenta por limpiarla. O doscientos por comértela, que es lo que muchos prefieren. Qué asquerosidad.
  • Tiene la paciencia de un excusado: ni habla, ni se mueve, ni reclama. Entiende que tarde o temprano le va a caer su mojón.
  • Me siento oscura y luminosa, provinciana y newyorka, violada y violadora, traigo un motor adentro y me dan muchas ganas de usarlo para estrellarme contra una pared.
  • Una se sienta encima de la rutina como si fuera la banqueta de una avenida. De pronto ve camiones, taxis, pipas, motos, bicicletas, trolebuses y dice: No, ahí no quiero irme.
  • me estaba convirtiendo en limosnera, y eso siempre termina notándose. A huevo: el hambre huele más que la comida, y hasta peor que la mierda.
  • Las personas adultas se avergüenzan de su infancia como de su inocencia, y luego también de su juventud, porque lo más fácil y lo más cómodo y lo de mejor gusto es olvidar a tiempo lo que ya no se tiene.
  • Siempre tuve la sensación de que yo iba más rápido que los demás. Mis papás, mis maestros, mis compañeras, todos igual de lentos. A veces me decían que tenía prisa por vivir, y a mi me parecía que ellos eran los que tenían prisa por morirse.
  • apenas aterrizas en New York el dinero se encoge. La gente se enamora de New York como de una golfa avariciosa. Una puta ranura de alcancía sin fondo que pide y pide y pide. Y le das, y le das, y no hay lana que alcance. Por eso te enamoras, porque dices: Manhattan, no soy digno de que vengas a mí.
  • New York siempre te llega al precio. Lo que no alcanza a pagar con Broadway lo compra con la Quinta, con Park, con la Séptima, con Bowery ¿Qué veneno buscabas? New York te lo regala. En New York puedes ser la porquería que tú gustes. En New York comes mierda a la carta.

  • ¿Sabes qué no soporto? Estar en medio. Me gustan los principios, los finales, los sótanos, el penthouse, las pirujas, las monjas, pero lo que hay en medio es apestoso.
  • Me voy a los extremos todo el tiempo. A veces te maldigo tanto que hasta rezo para que te vaya mal. Virgen Santísima, que le amputen un brazo a ese Hijo de La Chingada.
  • El enamorado no exactamente asciende a un estado superior, sino al contrario: cae. Tropieza, se distrae, es entrampado. Cae, igual que Luzbel. Si Cristo hubiese dicho «Enamoraos los unos a los otros», ya estaríamos todos viviendo en el Infierno.
  • O sea que no les basta con hacerse pendejos ellos, también esperan que Dios se haga pendejo. ¿Te imaginas a Dios haciéndose que la Virgen le habla? Es todopoderoso, ¿ajá? Y eso quiere decir que, si quisiera, podría hacerse pendejo.
  • Ya me imagino lo que piensa una señorona con tremendo caserón en Las Lomas cuando un pinche inquilino de Rinconada del Carajo le sale con que está usted en su casa. ¿Te imaginas la respuesta sincera? No me digas que no: ¿Cuándo en la vida ha visto usted que yo tenga una casa así de pinche?
  • La clase de cinismo secretamente cáustico que se ríe dos veces al mismo tiempo, una por lo que escucha y la otra por lo que calla, pero haciéndolo siempre para adentro, de forma que la carcajada grande y extrovertida no era sino la máscara de una tal vez temible introspección.