La ciudad y los perros

septiembre 30, 2009

La ciudad y los perros es una novela del escritor peruano Mario Vargas Llosa. Fue publicada en 1962, galardonada con el Premio Biblioteca Breve y el Premio de la Crítica. Esta obra se adentra en un colegio militar de Lima, Perú, donde los chicos internos reciben formación escolar y disciplina militar. En ella se narran las diferentes historias de unos muchachos que descubren y aprenden a convivir con una forma militar de vida alienante que no les permite desarrollarse como personas, y donde se les somete y humilla. No obstante, a través de este sistema, algunos encontrarán la fortaleza necesaria para asumir sus retos. Desde dentro del colegio militar veremos los anhelos, ilusiones, desvelos y miserias de los internos, conoceremos los códigos por los que se guían, así como las leyes que rigen el colegio. Vargas Llosa critica la forma de vida y cultura castrenses, donde se potencian valores determinados (agresividad, valentía, hombría, sexualidad…) que mutilan el desarrollo personal de los muchachos de este internado. Con gran profusión de personajes, las vidas de estos se van entrecruzando, hasta tejer el tapiz de la obra.

En la obra, Mario Vargas Llosa se adentra en la situación política de su país. Como fiel escritor de la nueva literatura latinoamericana, Vargas Llosa utiliza un lenguaje crudo y un humor negro para lograr el efecto político y de crítica que pretende dejar en los lectores. Su técnica de los “vasos comunicantes” es por primera vez usada en esta novela, con gran maestría. Para una mejor explicación de la novela, su relación con el fenómeno cultural peruano, así como también un análisis hecho por el mismo autor sobre su novela, el lector es invitado a consultar Mario Vargas Llosa, A writer’s reality. Esta maravillosa obra es contada en diferentes tiempos, que en ocasiones pueden hacer perder al lector lo que había pasado hasta ese momento, aunque le da un característica muy buena. La última parte es un misterio, en toda la novela los enamorados de Teresa son Alberto y el Esclavo, hasta el final El Jaguar es el dueño de esa historia y quién vive en santo matrimonio con la joven.

Anuncios

Tlaxcala

septiembre 17, 2009

Alguna vez me preguntó un compatriota mexicano (de INAOE) que si Tlaxcala era Puebla, a lo cual respondí que Tlaxcala es uno de los 31 estados de la República. No me preocupa que haya gente tan ignorante, puesto que si a mi me hubieran preguntado si Zacatecas era estado no sabría que decir…

En la época prehispanica era una nación (yo lo llamo principado) independiente de los Aztecas, y los Tlaxcaltecas eran gente rebelde y traidora por supuesto. Me tome la osadia de publicar unas fotos de algunas exploraciones que recién he hecho por el principado de Tlaxcala.

Como saben (supongo), Tlaxcala es el estado mas pequeño del país. La zona norte es muy ranchera y muy bonita por cierto, pues existen muchos cerros y paisajes de altura muy verdes.

Casi no conozco Apizaco y Huamantla, solo he pasado por ahí y en una ocasión fui a la Huamantlada y lo de las alfombras. Aqui hay unas fotos interesantes.

También tengo fotos de las zonas arqueológicas…

La “ciudad”  de Tlaxcala (mas bien pueblito) ya existia mucho antes de que llegará Hernán Cortés  y actualmente es la aburrida capital del estado. El centro  es muy pequeño, pero los blancos retablos barrocos  son característicos de su arquitectura colonial. Como un plus, la ciudad esta ubicada entre cerros.

En Tlaxcala les gustan mucho los toros, sobretodo en la parte norte del estado. No a toda la gente, solo algunos fucking rednecks que gustan de martirizar a los pobres animales con su desmadrito. Yo digo: NO A LA FIESTA BRAVA!

Al subir estas escalinatas me acuerdo mucho de Lombard Street en San Francisco, y la vista desde arriba es parecida.

El rio esta hecho una cochinada, pero pues es algo que no se puede esconder.

La Malinche adorna el horizonte de Tlaxcala. Uno puede subir y bajar en un mismo día, prometiéndo no volver a hacerlo nunca mas porque es muuuuy cansado. Pero si se puede.

Alguna fotos de este post son mías y otras las he encontrado en la red.